KATUOINEKIN - alpinistas de videojuego

16 de octubre de 2013

LEIVA EN LA OESTE DEL NARANJO

Éste fin de semana los Alpinistas de Videojuego nos hemos desperdigado por el norte de la península: mientras unos crujían las vías de Riglos, otra delegación se ha quedado vigilando la cueva (y de paso encadenando 8c). Para nosotros era hora de acercarnos de nuevo al Picu, la Naranjada anual tenía que ser este fin de semana sí o sí.

Sábado a la tarde: partimos Urko y yo en primer lugar desde Bilbao con dirección Arenas de Cabrales; parada para coger agua, preparar  las mochilas y comprar queso. Subimos hasta Pandébano, donde comenzamos la aproximación hasta Vega Urriellu. La verdad que íbamos lanzados. Queremos encontrar un buen vivac para pasar la noche, además Raúl y Álvaro vienen más tarde, por  lo que también necesitamos uno bastante amplio. Por el camino adelantamos a varios grupos de personas, ¡no vaya a ser que nos quiten el sitio!.

Durante la aproximación

Con una sudada monumental y las piernas pidiendo auxilio, en menos de dos horas estamos a los pies de la cara norte del majestuoso Naranjo de Bulnes. Seleccionamos nuestro vivac y lo preparamos para poder dormir lo más a gusto posible. Visita al refugio para coger agua y vuelta a nuestro hotel 5* para empezar a preparar la cena.

 Urko haciendo que hace bloque

Yo cocinando

Mientras se hacían los macarrones y tomábamos una cerveza para recuperar fuerzas... "¡¡¡PABLOOOO!!!" ¡Hostias, el Jabo! había ido el sábado por la mañana para hacer la Cepeda en el día y en ese momento estaban bajando. Salimos Urko y yo corriendo hacia en canal de la Celada y allí a lo lejos vemos los frontales brillar. ¡JABONETAAAS! Gritos, abrazos y mucho cachondeo. La verdad que hace ilusión encontrarte con amigos, y más en estos sitios...

De vuelta en el vivac recibimos la llamada de Álvaro y Raúl. Están llegando ya poco a poco hasta donde estamos, de modo que les alumbramos con la linterna para que sepan cual es nuestra ubicación. Una vez  ya los cuatro juntos nos disponemos a cenar; macarrones con tomate, salchichas, chorizo, tortilla de patata... ay ama como nos vamos a poner. Después de llenar el estómago, tomamos un par de cervezas y nos metemos en el saco.


Urko y Álvaro terminando de cenar

 Yo en el saco 

Domingo, 13 de octubre, 7 de la mañana: suena el despertador. Buaaaaaa... qué pereza levantarse, además con el frío que hace... el sol aún no ha salido y tampoco es que hayamos dormido mucho. Empezamos a preparar el desayuno y poco a poco nos vamos activando. Con los primeros rayos de sol recogemos todo el material y vamos al refu a por agua para todo el día. Es en este punto cuando nos despedimos de Álvaro y Raúl; "mucha suerte y a disfrutar, nos vemos después ;)" ellos se encaminan hacia el canal de la Celada para subir por la Cepeda en la cara este, mientras que Urko y yo nos dirigimos hacia la base de la Leiva en la oeste del Picu.

¡Comienza la escalada!
Primer largo (6c): se trata de un largo con una sección bastante fina en la llegada a la reunión. No obstante está completamente equipado con parabolts y clavos, por lo que no se necesita meter nada más que al principio, ya que el primer seguro está bastante alto (aunque será IV hasta ahí). Reunión rapelable con dos parabolts.

Segundo largo (6b): aunque los seguros no son tantos como en el largo anterior, nosotros no metimos nada tampoco. Tiene un paso justo al principio y otro más fácil en la llegada a la reunión (aunque con bastante aleje desde un puente de roca). Reunión también rapelable.

Yo en la reunión del 6b con el refugio al fondo

Urko escalando el segundo largo

Tercer y cuarto largo (V+ y V+): como se supone que se vienen a tardar unas 10h en subir por la Leiva (y tan sólo disponemos de 11h de luz) decidimos ir empalmando todos los largos que podamos. El tercer largo sale por una especie de diedro naranja con dos parabolts. Una vez pasados estos dos hay que desviarse a la derecha hacia una placa gris bastante rota pero sencilla. Desde aquí a la R (clavos) y nosotros seguimos ahora hacia la izquierda para hacer el cuarto largo. La cuerda llega justa pero llega (60m), lo que pasa es que roza bastante y cuesta subir. Reunión rapelable también, común con la Sagitario.




Yo escalando nuestro tercer largo

Quinto y sexto largo (V+ y III+): Desde la R salimos por la derecha y continuamos por aquí hasta la reunión (clavos), seguimos con tendencia hacia la derecha y poco a poco vamos girando a la izquierda hasta llegar a Tiros de Torca, donde montamos la R sobre dos parabolts rapelables.

Yo al inicio de nuestro cuarto largo

Ya hemos finalizado la primera parte de la Leiva. La vía hasta este punto es rapelable, a partir de aquí ya hay que salir por arriba. Todavía no nos ha pegado el sol en toda la mañana, y mira que nos dijo Jabo que no fuéramos a la oeste, que iba a hacer mucho frío...

Desde aquí continuamos en ensamble (II y III+) por Tiros de Torca hasta donde empieza el largo de 7a. 

Urko y yo antes del 7a

El 7a comienza en travesía hacia la izquierda por una placa con un buril y después dos parabolts. Después de estos dos seguros, se desvía a la izquierda en busca de una placa negra desplomada, con un puente de roca al inicio de esta. Desde aquí hay bastante aleje hasta otro clavo, pero entre medio se pueden meter cosas. La roca tiene canto y desploma. Pasando el puente de roca yo pude meter un micro amarillo del 0.2 y desde aquí sin nada más hasta el clavo. Saliendo del desplome, la R queda a la izquierda, en un pequeño nicho (tres clavos).

Después de mí sube Urko, y ¡¡POR FIN!! el sol nos regala unos minutos de "calorcito":

Urko terminando el 7a

En travesía hacia la izquierda sale el 7b. No hay perdida puesto que está cosidísimo con parabolts (creo que hay 16 chapas). Eso sí, el largo espectacular: roca inmejorable con un ambientazo 5 estrellas por encima de los Tiros de Torca.

 Urko al inicio de la travesía

Yo en el 7b

La verdad que poco nos ha durado la alegría del sol. Nada más salir, se han echado las nubes y han comenzado unas fuertes rachas de viento, por lo que nos toca escalar de nuevo a la sombra.

Un diedro de 150m nos separa de la cima. En algún croquis habíamos visto que lo escalaban en 4 largos (V+, IV+, IV y III+), sin embargo nosotros también hemos decidido empalmar los dos cuartos y así hacerlo en 3 tiradas.

El primer V+ es bastante precario. A pesar de que se puede proteger bien hay que ir con mucho ojo porque la roca no es muy buena y además está rotísimo. Sin más problemas llegamos a la reunión compuesta por un spit y un clavo.

Después de esto, la roca mejora considerablemente; 60m a tope de cuerda por terreno sencillo hasta dos puentes de roca.

Yo en el diedro

Y desde aquí un mero trámite por un diedro-chimenea (III+) hasta otra R con dos clavos para así finalizar la Leiva.

Urko terminando la vía

No está pagado con dinero el poder quitarse los gatos... ya lo necesitaba urgentemente.

En 3min caminando por la cresta cimera llegamos a la cumbre del Naranjo de Bulnes. Hemos entrado a la vía a las 9 de la mañana y, 8 horas después, a las 5 de la tarde estamos a 2519m, en la cima del Picu: ¡TIEMPO RÉCORD!

Ahora sí que está nublado y soplan fuertes rachas de viento. No obstante, nos quitamos la camiseta para hacer la mítica foto de gudaris:

 Intento de foto de gudaris 1

"Mierda Urko, no se ve bien, vamos a hacer otra"

Intento de foto de gudaris 2

Tampoco. Buuufff... déjate déjate que hace mucho frío y está empezando a nevar (aunque ya se sabe; 0ºC, ni frío ni calor...). Llamadas a la familia y amigos para contar nuestra conquista de la oeste del Naranjo, y también a nuestros compañeros para saber qué tal se les ha presentado el día en la Cepeda; se encontraban de vuelta ya en el vivac, y a pesar de que no pudieron hacer cumbre, se crujieron la Cepeda como dos tíos recios que son.

Comemos unas barritas y bebemos un poco de agua y nos disponemos a destrepar el anfiteatro en busca de los rápeles de la cara sur.

Yo preparando el primer rápel

Todo nos había salido a pedir de boca hasta aquí. Al ir a recoger la cuerda en el anteúltimo rápel, el nudo que une ambas se nos ha quedado empotrado en alguna grieta y no somos capaces de recuperarla. Y aquí nos encontramos, colgados a 60m del suelo y sin poder bajar. Después de intentar desengancharla por todos los medios, finalmente decido remontar los 60m de rápel, subiendo por la cuerda para solventar el problema. Llego a la reunión (ya con el frontal, puesto que se nos ha hecho de noche) y recojo toda la cuerda para poder bajar hasta donde está esperando mi compañero. No se si es por el viento o porque al intentar soltarlas las hemos liado, el caso es que las cuerdas tienen un nudo gigantesco y necesito deshacerlo para poder rapelar hasta donde esta Urko. Se pone a llover. Las manos empapadas y literalmente congeladas, la lluvia que cae con fuerza por todos los canalizos de la cara sur me está golpeando en la cara y no soy capaz de deshacer el nudo, Urko esperándome 60m por debajo haciendo flexiones contra la pared para no quedarse helado. Cuando por fin deshago el nudo, rapelo en la más completa oscuridad y bajo la lluvia dos veces más hasta mi compañero, y desde aquí hasta el suelo. Recogemos todo el material y nos disponemos a bajar por la Celada hasta el vivac, recogemos las mochilas y 2h de pateada hasta el coche en el collado de Pandébano. 1 de la mañana: montamos en el coche hasta Arenas de Cabrales donde paramos a por agua y desde aquí conduzco hasta Bilbao, al que llegamos a las 4 de la mañana del lunes.

Conclusión: primera vía en los 550m de pared de la cara oeste del Naranjo. Empalmando largos la hemos conseguido hacer en 8 horas, eso sí, embarcada de las buenas bajando, difícil del olvidar, jeje. Personalmente el 6b y el 7b me han parecido los mejores largos, la roca es espectacular. En el diedro final la caliza también es buenísima (salvo en el V+), lo que pasa que al ser de grado más fácil no le prestamos mayor atención. Aquí un intento de dibujar el trazado de la vía:

Amago de un croquis de la Leiva

Agradecimientos a Silvia (hermana de Urko) por el gore-tex y el saco que le ha dejado para la expedición, a mis aitas por mi saco nuevo, al peruano por las cuerdas dobles y el alien amarillo (que por cierto no metimos ni una sola vez) y al Jabonetas por el pato y los guantes, sin los cuales Urko habría perdido varios dedos... jajajaja.

Para finalizar la entrada, un par de fotos de la otra cordada en la Cepeda:




Anda que ya le vale al Álvaro, ni una mísera foto del pobre Raúl para poder poner aquí en el blog, menudos alicates...



2 comentarios:

  1. Pablo cuántos proyectos lokos nos faltan por hacer.
    EL MUNDO SE NOS VAN HACER PEQUEÑOS

    ResponderEliminar
  2. Ese es el espíritu Urko! Tu vete apuntando proyectos lokos, ke hay ke engordar la lista y subir muros varios!!

    ResponderEliminar