KATUOINEKIN - alpinistas de videojuego

18 de febrero de 2017

SANSON JUN ZAN | BALTZOLA

Regresamos a Baltzola, una visita fugaz de esas de los miércoles. Aparcar, subir a todo correr, dar 5 pegues sin parar, cerveza en Dima y vuelta para casa. Creo que no hay mejor entreno que andar colgado en la cueva en vez de estar apretando en presas de resina.


En esta ocasión hemos aprovechado para grabar una de las vías más míticas de aquí, la Sanson. Os dejo el vídeo, espero que lo disfrutéis:



6 de febrero de 2017

GOULOTTE ARAPAHOE | BARROSA

A pesar de las más que lamentables previsiones climatológicas que se anunciaban para este fin de semana, la motivación y las ganas nos han empujado a Koldo y a mi a echarnos de nuevo a la carretera en busca del agua congelada. En esta ocasión nos hemos dirigido a Bielsa, concretamente al valle de Barrosa. 

Venimos desde Bilbao lloviendo todo el camino y cuando llegamos al Piri aun más; la verdad que el panorama no pinta nada bien. Al día siguiente no madrugamos en exceso, desayunamos bajo una tejavana salvadora, preparamos las mochilas y sin prisa pero sin pausa nos dirigimos hacia el parking.

Comenzamos a andar en dirección al circo de Barrosa: tremenda reventada en la aproximación. No para de nevar y cada vez nos hundimos más intentando abrir huella para poder progresar. Ambos estamos completamente empapados al llegar a pie de vía. La intención inicial era hacer la cascada clásica del sector: Océano Pacífico, pero se encuentra muy tapada de nieve por lo que nos vamos a su vecina de la derecha, la gouolotte Arapahoe.

Yo al inicio del tercer largo

Se trata de un corredor super estético encajonado entre dos paredes. Se puede escalar en dos largos (una primera tirada de 60m hasta R de parabolt y cadena) o en 3 si montamos la R1 sobre dos parabolts con algunos cordinos al de pocos metros de pasar el primer resalte (nosotros preferimos hacerla sobre tornillos).

Debajo de la gran cantidad de nieve conseguimos encontrar buen hielo, así que allá vamos. La verdad que a pesar de las condiciones climatológicas adversas disfrutamos un montón de la vía y del día en general, buenas risas aseguradas con Koldo, como siempre ;)

Apuntar que tanto a la ida como a la vuelta vimos tres grandes avalanchas muy cerca del camino. Hay mucha nieve acumulada, por lo que hay que andarse con ojo para poder escalar en este valle durante y después de copiosas nevadas.

Aquí dejo un vídeo resumen de las actividad, espero que lo disfrutéis.




1 de febrero de 2017

ESPOLÓN ADAMELO | RIGLOS

En esta ocasión Olaiz y yo hemos venido a pasar el fin de semana a los mallitos de Riglos. El plan era escalar el primer día y dar un pateo el segundo. Como nunca nos hemos caracterizado por hacer cosas sensatas, finalmente la historia ha sido al revés. El sábado se nos pegaron las sábanas y salimos de la furgo bastante tarde. Entre que desayunamos y nos preparamos ya se nos ha ido medio día, con lo que decidimos hacer la ruta circular a los mallos.

Olaiz y yo al inicio de la ruta

Olaiz en Riglos

Vista de la norte del Pisón y el Fire

¡Hielo en el Circo de Verano!

Después de una buena cerveza de los Alpes decidimos cenar en el bar del pueblo, en el que siempre nos han tratado tan bien a los escaladores. 

Amanecemos el domingo con el día bastante cubierto, amenaza lluvia pero aun así preparamos el material y nos acercamos a la base de Espolón Adamelo. La temperatura es muy baja y tan solo una única cordada está escalando en todo Riglos. Aun así y con todo empezamos a subir. 

Parece que hace frío en los primeros largos...

No entraré en descripciones técnicas de los largos, ya que hay bastante información (y muy buena) en Internet, tan solo comentar que a pesar de que a priori puede ser bastante lioso encontrar el camino correcto (hay muchas vías muy juntas), el espolón sigue los tramos más evidentes y su línea va buscando las debilidades de la pared. Las reuniones que nos vamos a encontrar son a prueba de bombas, parabolts con anillas gigantes, todas ellas rapelables. 


Como no podía ser de otra manera, encontraremos un par de panzas rigleras de esas cabronas. La mayor dificultad se concentra en el segundo largo (unos 15m), pero en todo el recorrido nunca vamos a sobrepasar el 6a. Aquí algunas fotillos de la actividad ;)

Selfie desde la segunda reunión

Posando

Olaiz llegando a la R3

Terminamos el espolón y nos vamos a buscar la línea de rápeles de bajada del Pisón

24 de enero de 2017

GOULOTTE QUINTANA | TAILLÓN

A principios de enero Ieltxu y yo decidimos estrenar la temporada escalando la goulotte Quintana en la oeste del Taillón. La verdad que las condiciones que pillamos eran sensacionales; la nieve estaba corcho y el hielo durito. A pesar de no tratarse de una vía especialmente dura ni técnica, no desmerece para nada repetirla, ya que además nos saca a una bella cima del Pirineo, situada en un marco incomparable.

Esta actividad sin duda ha sido sin duda ideal para abrir boca al viaje que Fran y yo realizaríamos los días posteriores hacia los Alpes, en cuanto tenga el vídeo preparado subiré la entrada. De momento, y con cierta demora, un breve resumen visual de nuestra visita a la cara oeste del Taillón, dedicado para nuestro colega Karles:


11 de diciembre de 2016

VACACIONES PIRIS DIC. 2016

Aprovechando el mega-puente he decidido escaparme una semanita a Pirineos. Parece que el frío ha llegado, y aunque el codiciado hielo se hace de rogar, la montaña invernal nos ofrece un montón de posibilidades para disfrutar.

El viernes según salí del curro me fui directo a Pau. Estuvimos haciendo un poquito de roca en la escuela de Arudy y el lunes como Olaiz tiene que trabajar me fui yo solo a Cauterets a desempolvar las tablas; esquí en pista al más puro estilo dominguero, con su forfait y su todo, subiendo sentadito en el telesilla y apurando el día hasta que cierran la estación.

El fin de semana me dirijo a Jaca, he quedado allí con Urko y nos vamos al valle de Tena. En fin, poco de escalar que es lo que nos gusta, pero mucho pateo para arriba y para abajo, para ir cogiendo la forma, que ya toca.

Aquí un cortito vídeo para resumir las mini-vacaciones pirenaicas:


22 de noviembre de 2016

MAR DE TIEMPO | RANERO

Esta vez nos hemos vuelto a juntar Koldo y yo para regresar a las maravillosas paredes de Ranero. La vía elegida para esta ocasión es una de las mas recientes de la escuela; Mar de Tiempo. El año pasado tuvimos el placer de coincidir con sus aperturistas (Carlos e Iñaki) el día que hicimos la Gautxori. Estaban terminando la línea y les prometimos que pronto se la repetiríamos, así que aquí estamos.

Empieza justo a la izquierda de la magnífica Gautxori, y discurre por una gran fisura/offwidth con un cordino en una piedra empotrada al inicio del largo y un par de clavos más arriba. Después continua por una corta pero estrechísima chimenea. Largo muy de corte alpino, precioso (V+). Nosotros montamos la R1 lazando un gran bloque en una repisa muy amplia después de la chimenea.

Yo dándole al offwidth

Kolden y yo en la primera reu

Desde aquí ya se ve el primer parabolt que protege uno de los pasos del segundo largo (6b). A pesar de haber un expansivo, una vez pasamos por encima suyo, la caída es bastante fea e iría directamente contra un árbol rompeculos, por lo que conviene proteger con algún fisurero pequeñito. Desde aquí sigo por terreno más sencillo hasta un cordino (se puede reforzar con alien) que utilizaremos de R2. Esta reunión es también la R2 de la Gabarra Galáctica.

Foto de cordada colgados de la reu

El tercer largo (6a+) es común con el de la Gabarra, de hecho para escalar debemos realizar la travesía en el sentido contrario, de derecha a izquierda. Cuando terminamos la trave, encontraremos un parabolt que nos protege la entrada a la reu, que montaremos sobre un bolt y una fisura.

Koldo en el tercer largo

El siguiente largo (6b+) personalmente me ha parecido una de las mejores tiradas que he escalado en estas paredes. La línea es sencillamente brutal: movimientos super estéticos sobre una caliza de una calidad de la hostia. Surca unas fisuras fáciles pero atléticas que van dando canto y vas gozando según subes. Magnífica visión en la apertura. El largo rondará los 40m y cuenta con dos parabolts y un clavo. Después de atravesar la zona de arboles, la R se monta en una repisa a la izquierda de la Gabarra, sobre un bolt y una fisura para el Camalot del 3.

Yo en el 6b+. Bestial.

El quinto largo es el más duro de toda la vía (6c+). Tiene un parabolt a mitad de recorrido y un clavito después que no se ve desde la R. Voy enchufado y le pido a Koldo que me deje el largo a mi, que voy a muerte con todo, jaja ¡pura motivación! Pues eso... saliendo de la sección dura, en la parte de arriba apretando sobre un filo en una especie de diedro se me rompe el canto y caigo prácticamente el largo entero; cañonazo para testear el nuevo Totem morado de Koldo.

Herida de guerra

Aquí llegamos al balconcito que hay en la parte superior, a dos largos de salir por arriba. Con cuerdas de 60m nosotros no tuvimos problema para llegar hasta la base de la pared y montar la reunión en dos parabolts relucientes que hay en la parte de la izquierda del muro.

En recto hacia arriba subimos por las fáciles gradas hasta llegar al diedro naranja (6b+) en el que encontramos algún parabolt y algún clavo también. Después nos salimos a la derecha y seguimos escalando hasta la reunión justo debajo de "Laja Expanding".

Joder Laja Expanding... empiezo a escalar, chapo un parabolt y al agarrar la laja veo que se mueve. Un gigantesco bloque separado de la pared, con fisura a ambos lados y con muy mala pinta. Después de pensármelo muy mucho, testearlo y agarrarlo de todas las maneras que se me ocurrieron, decido destrepar, deschapar el bolt y salimos por el V+ de la Gabarra. La verdad que es una pena porque no pudimos probar el corto diedrito (6a) que viene después de Laja Expanding, pero yo al menos, no tuve cojones a pasar por ahí.

En resumen: Mar de Tiempo nos ha encantado a ambos. A pesar de ser una línea "joven" no me cabe duda de que pronto se convertirá en una de las clásicas del sector. La calidad y belleza de sus largos son alucinantes, como ya digo en especial la de ese cuarto largo de 6b+. Por sacarle alguna pega: personalmente si lo hubieran dejado completamente limpio le daría ese carácter alpinorro que tanto nos mola, no obstante largo 5 estrellas, sin duda.

En cuanto a Laja Expanding.... buf... pocas veces me he dado la vuelta en la pared, pero no vi nada claro pasar por ahí sin tirar ese gran bloque. No se si pecaríamos de cobardes, pero me quito el sombrero ante todos los que le han echado huevos a escalarla, a nosotros nos pareció muy muy precaria.

Foto de cima

Puro postureo... jeje

Aquí como siempre dejo el croquis del camino seguido. En naranja la línea original y en rojo nuestro escaqueo hacia la Gabarra Galáctica.

Mar de Tiempo

3 de noviembre de 2016

REINO DE LEÓN | PEÑA SANTA

Volvemos a Picos. Si el Naranjo es su rey, Peña Santa sin duda es la reina; ¡vaya pared, vaya montaña!

Cara sur de Peña Santa

Primera visita para Koldo y para mi a estas paredes. Habíamos oído siempre maravillas de sus líneas, pero por fin hemos decidido acercarnos a probarlas, la vía elegida en esta ocasión es Reino de León, una joya oculta en este murallón de roca caliza.

Croquis obtenido de la guía de Peña Santa de Átate

A eso de las 4 de la tarde del viernes salimos Koldo y yo de la gasolinera de Ugaldebieta y, previa parada en Unquera para meternos medio palmerón de chocolate entre pecho y espalda, a las 20:00h estamos preparando las mochilas y enseguida pateando por Vegabaño. No conocemos la aproximación y tenemos entendido que para subir hasta Vegahuerta hay un señor pateo. Efectivamente, unas 2h40 más tarde y con las piernas echando chispas nos encontramos en el refugio; una pequeña cabañita de piedra que cuenta con 4 literas de cemento, una mesa y dos bancos. Cenamos a la luz de una improvisada fogata portátil en compañía de dos compañeros gallegos que allí encontramos y tras intercambiar algunas vivencias nos metemos al saco.

Selfie en mitad del pateo

A las 7 del sábado suena el despertador. El sol aun no ha salido, no conocemos la aproximación a la pared, pero queremos partir con las primeras luces del día. Desayunamos y en cuanto el cielo comienza a aclararse nos acercamos a la sur de Peña Santa. Nuestros compañeros se van de ruta.

Según el croquis existen dos entradas para escalar el Reino de León, nosotros optamos por la variante de la derecha, la que nos parece más atractiva.

Calzándome los gatos a pie de vía

A pesar de que la línea es bastante evidente y es complicado perderse (quizá la parte final sí que pueda ser algo más liosa), a continuación una breve descripción de los largos, según nuestras impresiones personales:

Largo 1 (V):
Comenzamos escalando un diedro muy obvio hasta una reunión de dos spits. Largo completamente limpio.

Largo 2 (6a):
Se sigue la línea del diedro por una fisura bastante ancha hasta una R de dos spits de nuevo, justo debajo de un techo y un pelín a la izquierda. Largo sin seguros fijos también.

Largo 3 (6b):
Desde la reu salimos recto hacia arriba por el diedro-fisura unas veces y otros ratos por la placa de la izquierda. Roca muy buena y largo 5 estrellas. Limpio de nuevo.

Foto de cordada en la R3

Largo 4 (V+):
Desde la R salimos hacia la izquierda y tras pasar el hombro ya no vemos al compañero. Continuamos por la rampa ascendente hasta una R de dos clavos o si avanzamos unos metros empalmamos con la entrada de la izquierda. Lo mismo da.

Largo 5 (6a):
Se trata de un corto muro vertical protegido por dos spits, fácil y de buen canto hasta la reu de otros dos spits. Si hemos montado la reunión anterior sobre los dos clavos nos tocará realizar una travesía antes de empezar a escalar "hacia arriba" (nuestro caso).

Largo 6 y 7 (V+):
Desde los dos spits en los que nos encontramos progresamos hacia la izquerda en busca de una chimenea muy clara. Según vamos ganado metros, vamos virando con tendencia a la derecha, siempre buscando lo más fácil hasta llegar al inicio de una canal.

Largo 8 (II):
Zona de transición hasta llegar a un parabolt sobre el que montaremos la reunión de cara al siguiente largo. Lo hicimos desencordados.

Largo 9 (6b):
Muro alucinante lleno de canalizos. Los pasos están protegidos por algún parabolt ya que la morfología de los tubos de órgano no permite colocar seguros flotantes en las secciones más duras (al menos yo no metí nada). La verdad que a pesar de contar con expansivos a ambos nos pareció bastante obligado y durete. Hay que escalar fino las secciones más verticales. Eso sí, tirada preciosa, sin duda.

Yo al inicio del mar de canalizos

Largo 10 (6a+):
Otro largo maravilloso, en esta ocasión algo más plaquero que el anterior, cuenta con más seguros fijos, pero los movimientos sobre esta caliza son espectaculares. Reunión a la izquierda.

Largo 11 (6a):
Se trata de la famosa tirada conocida como Laja Camello. Una corta travesía protegida por un parabolt hasta llegar a una gigante fisura que nos va a pedir piezas grandes en su gran mayoría: se equipa a placer. Al loro porque en la entrada a la repisa en la que montaremos la R hay un gran bloque suelto que antes o después se caerá de ahí... Reunión sobre un puente de roca.

Yo en la travesía de Laja Camello

Largo 12 (V+):
Otro muro lleno de canalizos completamente limpio. Escalada placer.

Koldo escalando los tubos de órgano

Largo 13 (6c+/A0):
Aquí llega el largo de la vía. Habíamos leído que se trataba de un 7a duro, que a pesar de contar con algunos parabolts salía 6b+ obligado. Comienzo a escalar por la vertical placa, con los pies muy en adherencia y casi todas las presas invertidas. Finalmente y después de apretar más de la cuenta, me caigo... no solamente me caí, si no que después de 3 chupinazos más en el mismo paso me veo obligado a meterle una pedaleta para poder continuar de nuevo en libre hasta la R de spit y clavo. Largo recio, recio de cojones. No sé si es porque ya empiezan a pasar factura los metros acumulados, pero a ambos nos hizo sudar la gota gorda, todo sea dicho.

Largo 14 (6a+):
Esta zona ya empieza a ser un poco menos evidente. Nosotros escalamos en travesía ascendente a izquierdas hasta una canal y desde aquí hasta un parabolt con argolla que utilizaremos de R.

Largo 15 y 16 (V+):
Comunes con su vía vecina Rescate Emocional. Se trata de un murete de canalizos con una fisura que se protege muy bien. Se atraviesan unas terrazas y termina en una rampa de IV grado muy fácil hasta llegar a las viras de III. Reunión a montar.

Largo 17 (III):
Unos 100 o 150m de viras y rampas sencillas que nos dan acceso a la arista cimera. Continuamos en ensamble todo el rato hasta la cumbre de Peña Santa.

Foto de cima a 2596m

¿Cómo se baja de aquí? Sabemos que el descenso implica bastante compromiso. Por lo que teníamos entendido el regreso al refugio de Vegahuerta son unas 4h e implica destrepes por la cara norte, rapelar la canal estrecha y bordear toda la montaña hasta volver a salir de nuevo a la cara sur. Son las 18:30h, por lo que contamos con 1h30 de luz, 2 como máximo. No asumimos el riesgo de bajar sin conocer el camino de vuelta, y como ya veníamos concienciándonos en los últimos largos nos jamamos un vivac de libro en la cumbre de Peña Santa.

No tenemos agua (yo le he dado el último trago a mi cantimplora antes de las viras de III y Koldo se ha quedado seco también antes del largo duro). Tan solo contamos con 3 barritas de cereales que optamos por ahorrar para desayunar al día siguiente, por lo que después de unas buenas sesiones de fotos preparamos nuestra "cama" para esta noche. La verdad que empieza a oscurecer y pasamos del calor agobiante de la cara sur a un rápido descenso de la temperatura hasta que el reloj nos marca los 4ºC. Sopla bastante viento y no tenemos nada con lo que refugiarnos. Menos mal que el buen humor y el cachondeo nos ayudan a sobrellevar la noche, porque lo que es dormir, no conseguimos dormir mucho...

De colchón las cuerdas y los gatos de almohada

En cuanto las primeras luces del día comienzan a asomar en el horizonte comemos una barrita cada uno para desayunar y tras calentar el cuerpo emprendemos el camino de bajada.

Precioso amanecer sobre un mar de nubes

Intentamos derretir con las manos el hielo que se ha formado durante la noche, para poder beber algo pero no somos capaces.

Ya nos bajamos

Posando en la cumbre

Para bajar hay que seguir unas marcas amarillas algo difusas al principio y bastante más visibles después (imposible haberlas encontrado con el frontal) hasta que llegamos a la canal estrecha que cuenta con reuniones a cañón para rapelar.

Rapelando

Una vez terminado este tramo continuamos hacia abajo hasta el nevero perpetuo por el que cruzamos hasta un colladito que nos da acceso al otro lado del monte.

Koldo atravesando el nevero

De nuevo encontramos más marcas amarillas y unas 4h15 después llegamos completamente deshidratados hasta el punto de partida. No hay agua, mierda. Existe una surgencia pero está seca y el agua estancada que hay en los charquitos tiene pinta de hacernos más mal que bien, por lo que comemos algo de chocolate que tenemos en la mochila y emprendemos el camino de vuelta al coche, otras 3h con un sol de justicia azotándonos en la cabeza. Nos despedimos de Peña Santa, magnífica experiencia, volveremos.

Fuente del Frade; creo que ninguno de los dos olvidaremos jamás este momento, jaja. Un fino hilillo de agua cae y llenamos las cantimploras. Nos dio la vida. Después de unas 21h aproximadamente sin beber nada de líquido continuamos el regreso con las pilas ya recargadas y casi corriendo hasta de nuevo llegar a Vegabaño.

Koldo bajando la canal del Perro

Llegando al coche

Bajamos a Soto de Sajambre y nos disponemos a tomar una cerveza en el bar del pueblo. Sacamos el resto de comida que nos quedaba y como auténticos lobos devoramos jamón, queso, salchichón y todo lo demás. Montamos en el coche y vuelta a Bilbo con una maravillosa vía en el bolsillo.

Vamos a por la cerveza de la victoria

Para ambos ha sido la primera vez en picar vivac a pelo, en estas condiciones, sin saco, sin esterilla, sin agua, sin comida y sin nada. A pesar del frío y el viento los dos lo hemos sobrellevado bastante bien y no hay mal que por bien no venga, otra experiencia más que nos llevamos y la verdad que le ha dado ese puntito de aventura que tanto nos gusta. Nos quedamos con los 600m de una pedazo de vía como el Reino de León, una prestigiosa montaña de los Picos de Europa como es Peña Santa de Castilla y sin duda los buenos momentos pasados durante el fin de semana. Un placer escalar con Koldo, como siempre.

23 de octubre de 2016

MUGA BEROA | MUGARRA

Hemos vuelto a Mugarra. El día que hicimos la Txipristina también fichamos su vecina de la izquierda, pero entre una cosa y otra y proyectos que van surgiendo no ha habido tiempo de volver a esta bella pared. No obstante, por fin Urko y yo nos hemos juntado para poder hacer la Muga Beroa.

Croquis de la vía

La verdad que a pesar de que los seguros se encuentran bastante viejos y oxidados, todo el recorrido está completamente equipado con parabolt y las 4 reuniones con cadenas para rapelar. En cuanto a la graduación a ambos nos pareció que estaba algo ajustada, aunque también puede ser debido a que la gran mayoría de los cantos están tapados por matorrales y en muchas ocasiones cuesta encontrarlos o incluso nos los saltamos.

El primer largo (6a) comienza justo a la izquierda del gran diedro característico de esta pared, por una vira muy muy tapada de vegetación en su parte intermedia (zarzas con espinas en su gran mayoría). La llegada a la R se hace en travesía a izquierdas, con buen canto pero los pies sobre hierba de nuevo. Largo feucho, la verdad.

Urko en los primeros metros de la Muga Beroa

Yo pisando verde en la travesía

A partir de aquí la vía mejora muy mucho. El siguiente largo es el más duro (7a) y la dificultad se concentra en dos chapas justo al principio. El paso es brutal, duro, pero muy vertical y atlético, con pies en adherencia. Después entramos en una placa más llevadera, pero que no regala nada y hay que escalar para poder progresar hasta la siguiente cadena. Largo precioso si no fuera por la cantidad de vegetación que tapa las presas.

Urko llegando a la R del 7a

El tercer largo (6c) junto con el anterior, nos han parecido los dos mejores. Al loro con un gran bloque que está suelto y nos dio un buen susto. No lo tiramos porque había gente caminando por debajo, pero atención porque el pedrolo parece una televisión. Todo el largo discurre por unas secciones de roca buenísma y con pasajes preciosos de canto a canto. La llegada a la reu es una placa espectacular de gotitas de agua, fina fina, típica atxartera.

Yo llegando a la R3

El cuarto y último largo es bastante más cortito que sus predecesores y sale por un desplomado con muy buen canto hasta la R. Esta cadena se encuentra muy muy oxidada y parece bastante colgada, por lo que nosotros decidimos continuar unos metritos más hasta encontrar unos pequeños puentes de roca que nos parecieron más fiables.

Foto de cordada tras realizar la Muga Beroa

En conclusión, la vía nos ha parecido muy muy buena, a excepción del primer 6a. Los largos 2 y 3 son de una calidad excelente y es una pena que no se repitan más para poco a poco ir limpiándolos. Como ya digo, se encuentra completamente equipada con bolts, pero hay que escalar entre chapa y chapa. Por otro lado, la línea está elegida con una gran visión y mucho gusto, como no, el de Willy Bañales, y el grado durete, jeje, así que ¡a apretar!

20 de octubre de 2016

PSICOBLOC | MALLORCA

Mallorca es muy bonito, Mallorca es muy grande, salvaje, paradisíaco... ¡Mallorca está lleno de alemanes!

No, la verdad que nos ha encantado, no solo por tratarse de la meca del mundo de este noble arte de escalar sin cuerda sobre el mar, si no por todo lo que engloba la isla en sí; relax, meteo agradable, muy buen ambiente, y sí claro, roca: muuucha roca.


A pesar de existir un sinfín de acantilados para practicar el psicobloc (además del potencial latente que todavía hay), decidimos llevar la cuerda para también poder hacer algo de deportiva en calas alucinantes y maravillosas como bien pueden ser Cala Magraner o mismamente en Santanyí. Para psicoblockear, nos movimos por los lugares típicos y de visita obligatoria para una primera vez en la isla (Cala Barques, Cala Serena, Cala Santanyí también...), aunque nunca se descartan más viajes para poder explorar el terreno bien a fondo ;)

Por el resto, poco más que añadir, una multitud de baños tanto en playa como piscina, muchos helados, mucha cerveza, turisteo al uso por la zona norte (Sóller, Sierra de la Tramuntana...) y un paseo obligatorio también por Palma, para aunque sea de refilón poder conocer la capital...

Aquí dejo un vídeo-resumen para que disfrutéis viéndolo tanto como nosotros grabándolo.

¡¡¡Ale, a escalar todo lo que se pueda!!! EGURRE!


8 de agosto de 2016

ESPOLÓN FRENDO | AIGUILLE DU MIDI

Pues este verano hemos regresado a Chamonix, al maravilloso macizo del Mont Blanc, a la cuna del alpinismo. El año pasado subimos a su cima, pero nos dejó un sabor de boca un tanto agridulce... por eso volvíamos en esta ocasión con un proyecto más atractivo en lo que a la escalada se refiere; la Walker a las Grandes Jorasses.

Llegamos al valle y la meteo no era la mejor para nuestra empresa (ni lo había sido durante los días anteriores). Aún así, rápidamente nos juntamos un grupito de unos cuantos trepas (desde aquí quiero mandar un abrazo muy grande a Iñaki, Álvaro, Mario, Ibai, Iñigo y toda la peña con las que anduvimos por esas bellas tierras). Pronto empezamos a hacer planes. Estuvimos varios días haciendo deportiva por la zona esperando a ver si las condiciones mejoraban. Casi siempre amanecía radiante el día, pero a eso de las 5 de la tarde se cerraba por completo y las fuertes tormentas empezaban a tirar agua a raudales, empapando todas las paredes y vías de escalada. No obstante y contra todo pronóstico, Koldo y yo decidimos preparar las mochilas y subir a las Jorasses. Todo el mundo nos había dicho que la Walker no estaba escalable, y que a partir de 3600 íbamos a encontrarnos todos los largos en mixto. Nos pueden las ganas y la motivación y tiramos para arriba, además se pasan los días y vemos que nos vamos a volver a Bilbo de vacío si no. Mientras vamos aproximando ya vemos como las nubes vuelven a hacer de las suyas, y nada más abandonar los hielos de la Mer de Glace y adentrarnos en el glaciar de Leschaux empiezan las primeras gotas.

- Koldo vamos a buscar un sitio donde meternos ya porque esto es una tormenta de las gordas...

Efectivamente, divisamos una zona de grandes bloques en mitad del glaciar y rápidamente y ya bajo una fuerte lluvia conseguimos llegar corriendo para resguardarnos. La verdad que no estuvo mucho rato lloviendo, unas 2h o así, pero lo suficiente para mojarnos la vía, aún más si cabe. Menos mal que llevamos un plan B en la chistera por si acaso; la Anouk, una estética línea de 750m de escalada granítica en las Petit Jorasses.

Nuestro vivac en un entorno privilegiado

Posando con las Petit Jorasses al fondo

Preparando el terreno para dormir

Dent du Requin

Probando el granito y la adherencia de las botas

Al día siguiente retomamos la marcha hacia nuestro objetivo, ahora bien, ya con la mirada más puesta en la Anouk que en la Walker (aún así todavía hubo un último momento de duda y de calentón a los pies del espolón... ¡vamos, que subimos por ahí sí o sí!).

Koldo aproximando por el glaciar de Leschaux

Petit y Grandes Jorasses

Ya asoma la montaña

Nada, al final nos dirigimos a las hermanas pequeñas de las Jorasses y nuestra sorpresa llegó al ver que la vía que habíamos elegido se encontraba igual igual de empapada; de arriba a abajo. Mierda. ¿Qué hacemos ahora? Vámonos, vamos a bajarnos a Chamonix y buscamos croquis de algún otro sitio, vías que se puedan hacer en una sola jornada para regresar antes de la tormenta. Y si no nos piramos, a los Ecrins, a Marsella o a donde te de la gana... pues nada vuelta sobre nuestros pasos.

Maravillosa panorámica con las agujas de Envers, brutal

Koldo regresando

Ya en la Mer de Glace nos detenemos a recapacitar:

- Hostia tío, vamos a arriesgarnos, vamos a pasar una noche más aquí que si hoy no llueve en todo el día, esto se seca y mañana hacemos la Anouk.

A regañadientes arrastro a Koldo de nuevo a la nevera en la que hemos dormido. Comemos algo y parece que aguanta... ilusos... A las 7 de la tarde; tormentón, de nuevo refugiados como podemos bajo el bloque y ya mitad enfadados/mitad decepcionados.

- Venga arriba esos ánimos, que estamos aquí en un lugar privilegiado, vivaqueando en un paraíso tío, vamos a disfrutar. Mañana nos bajamos y ya vemos qué es lo que hacemos.

Foto de la derrota

Lo dicho, con las primeras luces del día abandonamos nuestro bloque en el glaciar y vamos a Montevers y desde ahí bajamos hasta Chamonix. Nos encontramos con Iñaki y nos dice que Álvaro y él han podido hacer el Frendo, que no está mojada y que el hielo a pesar de estar tallado es muy bueno. Ale, ya tenemos plan. Hemos visto que jueves y viernes tenemos ventana de dos días así que allá vamos.

Croquis del Frendo

Otro día más de deportiva y el jueves después de comer y bajo una solana justiciera emprendemos la marcha hacia la primera estación del teléferico, a Plan de l'Aguille. Vaya pateo. Menos mal que hemos venido con las zapatillas de correr y la bota en la mochila.

Empieza el pateo

La idea era estar prontito arriba para poder ver la pared y divisar la entrada a la vía, ya que vamos a empezar de madrugada y no tenemos muy claro por donde discurre la línea. Cogemos agua, cenamos prontito y como está el día cerradísimo y las nubes no se van de la norte de la Aiguille du Midi y no se ve nada pues nos metemos al saco relativamente temprano.

A las 2 de la mañana suena el despertador. Desayunamos sin salir del saco y unos 45min después, tras preparar los macutos comenzamos la aproximación hasta la base de lo que creemos que puede ser el espolón. A las 4 estamos ya metidos en faena, subiendo por una pala de nieve a unos 50º más o menos hasta pillar una vira para ir girando poco a poco a la izquierda. Cambiamos a la roca. Trepamos por una serie de III hasta que diviso un clavo con un largo cordino, de unos 2m. Por aquí será, pensé, esto tiene que estar aquí para acerar. Error, embarcada de las buenas. Tiro el largo a tope de cuerda y tras chapar otro clavito roñoso me doy un paso que no bajaba de 6b, mala señal. Monto reunión en una fisura y cojo a Koldo. La hemos liado, rapelamos de un cordino viejo otra vez hasta abajo y ya retomamos el camino correcto. La verdad que esta sección es muy liosa, aunque fácil, hay que andar atento a buscar siempre lo más tumbado y sencillo. Muy laberíntico. En unos tres largos salimos del primer tramo y llegamos a una zona de transición. Seguimos en ensamble a ratos trepando a ratos andando hasta los mejores largos de toda la vía. Un pilar de un granito fisurado alucinante en el que los cacharros entran a muerte. Un largo de V y unos cuantos IV a veces de gran calidad también hasta el final de todo el muro, siempre con tendencia a la izquierda.

En la reunión antes del V

Una vez dejamos el serac de nuestra izquierda bastante bajo ya, vamos buscando el flanqueo a izquierdas hasta ver la arista de nieve por la que tenemos que continuar hasta los largos de hielo de la parte superior.

Paradita para embadurnarnos antes de salir a la nieve

Recién salidos de la roca

Koldo en la arista, preciosa 

Yo antes de los largos de hielo

La parte superior no entraña mayor dificultad, palas de nieve y tramos de hielo a 70º casi todo el rato hasta la última tirada que se pone más vertical, a unos 85º, pero como bien digo lo encontramos bastante tallado así que se sube muy muy fácil por ahí, no obstante gozando.

- Koldo ¿te das cuenta que estamos casi a 4000m escalando en hielo en una cara norte en manga corta? JAJAJA

Como se nota que vamos disfrutando y que ya salimos por arriba...

En algo menos de 10 horas terminamos la vía y a eso de las 14h estamos en mitad de todo el follón alpino, en el Valle Blanco, qué maravilla...

Llegada al Valle Blanco

Subimos hasta la estación del teleférico, recogemos todo el material, rehacemos las mochilas y en un alarde de pillería nos colamos en el teleférico que nos baja por la patilla hasta el Plan de l'Aiguille, donde recogemos todo el material de vivac que hemos dejado escondido y desde aquí otros 1300m hasta Chamonix (en zapatillas de correr, ahora sí)

Cara norte de la Aiguille du Midi (esta vez sí se ve)

Preciosa panorámica de las Aiguilles Rouges y Chamonix

Bajando

¿Volvemos a subir?

No es la Walker, pero aún así muy satisfechos con los 1200m de vía del espolón del Frendo, sobretodo por no volver a casa con las manos vacías. ¿Lo mejor? Sin duda subir desde Chamonix hasta la Aiguille du Midi sin usar el teleférico y colarnos a la bajada, por supuesto ;)

En resumen, el viaje a pesar de que no hemos podido realizar el plan A (ni el B...), ha estado de 10. No solamente por haber escalado y disfrutado de la montaña, que es lo que más nos gusta, si no por toda la gente con la que hemos andado y el buen rollo que se respira entre colegas; así da gusto ir de vacaciones. Ya estamos ansiosos por regresar y andamos planeando la próxima visita a los Alpes.

A la vuelta paradita fugaz en Montpellier para comer (devorar) como auténticos muertos de hambre. ¡Brutal la tortilla de patatas, la quiche y el brownie de Olaiz que es una krak!

Birra después de hacer friki

Los pies a remojo después de escalar

A la espera de la tortilla

Chupando WiFi en el McDonalds